IMILA: Investigación de la Migración Internacional en Latinoamérica

Latinoamérica ha sido testigo durante las últimas décadas de los flujos migratorios y se ha convertido en objeto de importantes debates políticos. Estos flujos migratorios han cambiado considerablemente en términos de tamaño, dirección, características generales y, además, su impacto global en los países afectados, tanto los de origen como los de acogida.

Justificación histórica

Históricamente hablando, la migración en Latinoamérica ha estado estrechamente relacionada con la economía, la política y las desigualdades sociales. ECLAC ha destacado tres motivos principales para Latinoamérica y el Caribe:

  • Inmigración histórica hacia Latinoamérica desde ultramar entre mediados del siglo XIX y XX, con un fuerte componente europeo.
  • Migración intrarregional favorecida por la evolución socioeconómica y los factores estructurales, especialmente entre los años 1970 y 1990, entre los cuales se produjeron las mayores tasas de migración dentro de Latinoamérica.
  • Flujos migratorios Sur-Norte, dando lugar a la pérdida de trabajadores cualificados en Latinoamérica y el Caribe, la aparición de comunidades de inmigrantes y el desarrollo de un potencial económico asociado a las remesas enviadas por los emigrantes a sus países de origen.

El impacto de la migración en los países de destino

Los flujos migratorios internacionales en Latinoamérica tienen diversos efectos en la economía y en la vida social de las personas. Es evidente que ha influenciado en la educación, sanidad, comercio internacional, etc.

Mercado laboral

La migración ha demostrado ser una herramienta que repercute al mercado laboral de los países de destino o de acogida. En cierta manera afecta al salario y a la posibilidad de empleo de los nativos. Cuando los inmigrantes y los nativos de un país se presentan a un trabajo, se producen sustituciones y se reducen los salarios. No obstante, los inmigrantes también pueden ser complementarios, cuando aumentan la demanda de tareas de producción complementarias y las competencias de los trabajadores nativos.

Educación

Durante años, la migración de un país a otro en Latinoamérica también ha demostrado tener influencia en la educación. La inmigración afecta a la educación de los niños nativos. Cuando los hijos de los inmigrantes llegan a los colegios, sin duda alguna se produce una congestión.

Además, entran en juego los efectos de los compañeros, los cuales pueden ser positivos o negativos. Se producen interacciones entre los hijos de los nativos y de los inmigrantes y, en el transcurso de estas, hay un choque de caracteres y valores que puede dar lugar a la presión de los compañeros y a sus repercusiones. 

Sanidad

Otro aspecto o sector que se ve afectado por la inmigración es la sanidad. Al mezclarse los nativos con los inmigrantes, la sanidad se ve afectada en cierto modo. Una de las principales vías a través de las cuales la migración puede afectar a la sanidad es mediante la propagación de enfermedades infecciosas. Las condiciones de salud de los inmigrantes dependen en gran medida del perfil epidemiológico de sus países, del proceso migratorio y de sus condiciones de vida en los países de destino. Todos estos factores tienen sus propias formas de afectar al estado de salud, tanto de los nativos como de los inmigrantes.

Por ejemplo, si el país de acogida ha sufrido un colapso en el sistema sanitario antes de la llegada de los inmigrantes, éstos podrían ser propensos a contraer enfermedades infecciosas. Sin embargo, los países de acogida pueden prevenir la propagación de enfermedades infecciosas sometiendo a los inmigrantes a una inmunización inmediata a la llegada. Esto contribuirá en gran medida a evitar que contraigan o propaguen dichas enfermedades. Además, también facilitará el proceso de detección temprana de los individuos afectados, lo cual es fundamental para detener la propagación.

El impacto de la migración en los países de origen

Separación familiar

Uno de los principales problemas que siempre surge es la separación familiar. Los niños que se quedan atrás en los países de origen se ven afectados por el hecho de estar separados de sus familiares. Esto podría tener diferentes consecuencias en estos niños, desde consecuencias sociales y económicas hasta psicológicas y para la salud.

La ausencia de uno o ambos progenitores puede acabar en una reducción de cantidad y calidad del tiempo dedicado al desarrollo, la vigilancia y al cuidado del niño, lo cual podría tener consecuencias para su bienestar emocional y psicológico.

A estos niños no les queda otra que valerse por sí mismos, realizando o participando en trabajos precarios. Algunos de ellos pueden incluso abandonar el colegio.

Escasez de profesionalidad

Un verdadero reto para los países que sufren altas tasas de emigración es la potencial escasez de ciertas profesiones esenciales, así como sanitarios. Si las personas que abandonan el país son trabajadores altamente cualificados, su emigración tendrá efectos perjudiciales en el sector sanitario del país. Esto podría suceder de la misma manera con el sector educativo, ya que los emigrantes pueden cubrir una gran reserva de personas formadas de las que se espera que estén presentes para contribuir al desarrollo de su país de origen.

Conclusión

La migración es un fenómeno múltiple que engloba y afecta a importantes aspectos de la vida: económicos, sociales y de seguridad. Para avanzar positivamente en el debate acerca de las consecuencias, positivas o negativas, de la migración en los países de origen o de destino, se necesitan más pruebas adecuadas y verificables, sobre todo para informar a los gobiernos sobre las principales cuestiones políticas. También será un gran avance que dará resultados positivos si se consigue investigar más.