INTRODUCCIÓN

Este proyecto es ejecutado conjuntamente por la Comisión Económica y Social para Asia y el Pacífico (ESCAP) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), en colaboración con el Programa de las Naciones Unidas para los Asentamientos Humanos (NU-Hábitat).

El proyecto busca promover la aplicación de la eco-eficiencia como criterio clave para el desarrollo sostenible de infraestructura urbana. También promueve la inclusión social como un requisito clave para el desarrollo de la infraestructura eco-eficiente y sostenible.


EL DESAFÍO

Asia y América Latina enfrentan problemas similares derivados de la urbanización. En estas regiones es donde 20 de las 25 mayores megalópolis del mundo se pueden encontrar, y ambas regiones están en una encrucijada en el desarrollo de la infraestructura necesaria para el desarrollo urbano. Asia-Pacífico ha sido testigo de una urbanización extraordinariamente rápida en los últimos años: 1,6 billones de personas o el 40 por ciento de los asiáticos viven en las zonas urbanas. En 2030 alrededor de 2,7 billones de personas vivirán en ciudades y pueblos.

América Latina es la región con el porcentaje más alto de la urbanización en el mundo; aproximadamente el 75 por ciento de su población vive en ciudades. Esta tendencia se espera que continúe agregando población a las ciudades en la región la cual presenta ya una infraestructura que no lograr satisfacer el ritmo de la demanda.

Estas tendencias representan un enorme desafío en la prestación rentable de servicios asequibles a la población. Teniendo en cuenta que las ciudades contribuyen el 67 por ciento de la demanda de energía primaria del mundo y son responsables de 71 por ciento de las emisiones mundiales de CO2, el imperativo es hacerlo de la manera más amigable con el medio ambiente.

Los sistemas de infraestructura son una parte integral del desarrollo urbano y un factor decisivo en la determinación de la forma urbana, la prestación de servicios a las comunidades, y en el apoyo al crecimiento económico. La infraestructura también tiene impacto ambiental a mediano y largo plazo.

La construcción de infraestructuras no sólo altera el ecosistema local; a menudo requiere el uso intensivo de recursos físicos y de energía. Solo en el sector vivienda y construcción (las edificaciones) se estima que contribuyen con hasta un 40 por ciento al consumo de energía y las emisiones de gases de efecto invernadero durante su ciclo de vida.

Las opciones seleccionadas para el desarrollo de la infraestructura urbana de hoy determinarán la competitividad, la calidad de vida y la sostenibilidad de las ciudades de la región en las próximas décadas.


ESTRATEGIA DE IMPLEMENTACIÓN

Con el fin de ayudar a las ciudades de ambas regiones para responder a estos retos, ESCAP y CEPAL han puesto en marcha el proyecto “Infraestructura urbana sostenible y eco-eficiencia en Asia y América Latina".

El proyecto desarrollará capacidad en los tomadores de decisiones, los responsables políticos y planificadores de los países en desarrollo en Asia y América Latina, para evaluar la eficiencia ecológica de sus infraestructuras de manera integrada y adoptar medidas para mejorar la productividad.

El proyecto apunta a contribuir a este objetivo mediante el desarrollo de una metodología para evaluar la eficiencia ecológica de la infraestructura urbana de manera integrada y el desarrollo de estrategias y políticas para mejorar esta situación.

Las actividades incluyen evaluaciones a nivel de sector y la ciudad, estudios de casos, la identificación de buenas practicas, opciones de política, y talleres de capacitación (a nivel nacional, regional e inter-regional).

 
División de Desarrollo Sostenible y Asentamientos Humanos
Contacto / Direcciones de la CEPAL / © Naciones Unidas, 2009 / Términos y condiciones / Comentarios