Columnas de opinión y artículos de la Secretaría Ejecutiva

Cambio climático: Los peligros de la ruta unilateral
Columna de opinión de Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la CEPAL (15/09/2009)

Los líderes mundiales se reunirán la próxima semana en Nueva York para abordar el tema del cambio climático, por invitación del secretario general de las Naciones Unidas Ban Ki-moon.  Esta cita de un día (el 22 de septiembre) es crucial, ya que tiene lugar solo tres meses antes de la conferencia de Copenhague, que busca lograr un acuerdo global que reemplace al Protocolo de Kyoto de 1997.

¿Por qué las negociaciones multilaterales sobre el calentamiento global son fundamentales para la región?  ¿Qué está en juego para América Latina y El Caribe? 

Creo que no es exagerado decir que estamos frente a una disyuntiva vital: O desplegamos nuestra mayor voluntad y creatividad para alcanzar un acuerdo multilateral equilibrado y justo en Copenhague o abriremos el camino a medidas unilaterales que perjudicarán el crecimiento futuro de nuestra región. 

O seguimos un camino negociado, con base en valores compartidos, en tiempos acordados y esfuerzos proporcionales --según el principio de las responsabilidades comunes pero diferenciadas y de acuerdo a las capacidades de cada país-- o nos embarcamos en una ruta de iniciativas nacionales aplicadas indiscriminadamente, que no distinguen niveles de desarrollo relativo y que sólo obedecen a las leyes del mercado.

Ya se registran fuertes evidencias de cómo nuevas normas "climático-económicas" tienden a incluir regulaciones unilaterales al comercio con base en la huella de carbono de los bienes y servicios que se intercambian.

En junio, la Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó el "Acta sobre Energía Limpia y Seguridad", que busca lograr para 2020 una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de 17% con relación a 2005.  Para proteger su economía, esta ley -que aún debe ser aprobada por el Senado- considera aranceles compensatorios a partir de 2020 sobre bienes importados intensivos en carbono, como acero, cemento, papel y vidrio, provenientes de países que Estados Unidos estime que no están haciendo lo suficiente para reducir sus emisiones.

En Francia, la información sobre la huella de carbono de los productos y de su embalaje, así como de su consumo o potencial impacto sobre el medio ambiente, será obligatoria a partir del 1 de enero del año 2011 en el marco del proceso Grenelle II.

En octubre de 2008, Inglaterra creó un estándar denominado "Publicly Available Standard" (PAS 2050) para calcular las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) asociadas al ciclo de vida de productos y servicios, y elaboró el Código de Buenas Prácticas para la emisión y reducción de GEI.

Estas medidas unilaterales podrían significar que los esfuerzos y la responsabilidad de mitigar los efectos del cambio climático se desplacen de norte a sur.  Y podrían convertirse en una nueva traba al crecimiento económico de los países en desarrollo.

En América Latina por ahora la cuestión de la huella de carbono de las exportaciones apenas comienza a emerger.  Pero la región debe tomar muy en serio estos hechos en el diseño de sus políticas públicas y en su planificación económica a largo plazo.  Si se aborda de manera oportuna e integrada, el cambio climático puede convertirse en una ventana de oportunidad para emprender la descarbonización gradual de la matriz energética, renovar infraestructura, mejorar procesos productivos y transitar gradualmente hacia una senda de desarrollo con menor contenido de carbono.

Estos son los desafíos que tenemos por delante.  Lo que se espera de Copenhague es un pacto global renovado, con claros compromisos vinculantes de parte de los países industrializados, con voluntades explícitas de los países emergentes y mecanismos financieros y tecnologías para lograr la meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre 20% y 40 % en el año 2020 con respecto a los niveles de 1990.

Por eso urge fortalecer las relaciones de confianza entre los distintos grupos de países y aminorar la fricción que hemos experimentado hasta ahora en el marco de las negociaciones multilaterales sobre cambio climático.

La cita convocada por el Secretario General de las Naciones Unidas en Nueva York es una excelente oportunidad para hacerlo. 

Alicia Bárcena
 Secretaria Ejecutiva
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)


Columna publicada en: